EL ORGASMO FEMENINO

EL ORGASMO FEMENINO

Cuando hablamos de las temáticas más recurrentes de las mujeres en la consulta, nos encontramos con la dificultad de alcanzar el orgasmo, también llamado anorgasmia. Un porcentaje significativo de mujeres desconocen qué es lo que tienen que sentir en ese momento o no están seguras de haberlo experimentado alguna vez.

¿Cuáles son los factores que pueden influir para no haber llegado a este punto?...

Comenzaremos por conocer qué respuestas corporales se desencadenan durante el mismo:

  • Se libera toda la tensión muscular que hemos acumulado durante la relación erótica.
  • La respiración se agita.
  • Se producen contracciones rítmicas en la vagina

Hay mujeres que describen el orgasmo como “un conjunto de sensaciones de calor en los genitales”, o como “leves estímulos eléctricos o de cosquilleo que se van difuminando por todo el cuerpo”. Es muy coincidente también escuchar que durante el orgasmo se producen instantes de pérdida de conciencia o sensaciones de mareo intenso. La forma de expresar el placer que se siente durante el orgasmo también difiere en cada caso. Hay personas que expresan el orgasmo con: gemidos, llantos, sacudidas, gritos, risas o con un profundo silencio.

Hay muchas mujeres que desconocen si han tenido o no un orgasmo porque no reconocen en sus sensaciones corporales lo que ellas entienden como orgasmo. Una clave para saber si has llegado al orgasmo, es percibir que tu cuerpo y tu mente, una vez que se termina la relación erótica, están relajados. Es importante destacar que cada persona, cada mujer, tiene una sexualidad única y única será también su forma de expresarse eróticamente.

Algunas claves para alcanzar el orgasmo:

1-.   Recibir una estimulación que sea satisfactoria. Para que así sea, se necesita estimular el clítoris, de forma directa o indirecta (tocar, chupar, lamer, frotar, dar golpecitos al glande del clítoris). También se puede disfrutar con la estimulación indirecta, aquella que se produce en la parte interna del clítoris. Esta estimulación se produce en el momento de la penetración vaginal (con los dedos, el pene, juguetes eróticos…), con el roce de la vulva en alguna superficie (el cuerpo de la pareja, algún juguete, ropa…), etc.

El clítoris recoge estas sensaciones como placenteras y manda esa información al cerebro. Hay mujeres que consiguen alcanzar orgasmos sólo con la penetración vaginal pero la mayoría de las mujeres necesitan estimulación adicional.

2-. Masturbación y el sexo oral: el orgasmo también se obtiene a partir de prácticas sexuales distintas al coito, tales como la masturbación o el sexo oral. La masturbación tanto individualmente como en pareja es una buena forma de descubrir y conocer nuestro cuerpo, ver dónde nos gusta o saber qué ritmos o tipo de caricias nos hacen disfrutar más.

3-. Clave erótica: para que una relación erótica sea satisfactoria es necesario que la mente esté en “clave erótica”, es decir, que el cerebro sólo esté registrando las sensaciones placenteras y no esté en otros mundos. Si estoy pensando en otra cosa, el cerebro difícilmente va a erotizarse. Pensar en los niños, el trabajo, la familia no nos va a ayudar a obtener mejores orgasmos. Es más, hay mujeres que, en vez de conectarse con sus sensaciones, se concentran en enjuiciar su propio cuerpo, y pensar qué posturas “disimulan” sus “zonas imperfectas”. ¿Cómo se puede disfrutar así?...

4-. “Egoísmo sano”: muchas mujeres no practican el “egoísmo sano” (decir lo que me gusta y cómo me gusta). Hay mujeres que viven su sexualidad a través de la pareja, muy preocupadas de dar placer, pero olvidando recibir placer. Es importante que explicites aquello que te gusta.

En síntesis, hay respuestas corporales las cuales dan cuenta de que hemos tenido un orgasmo. Éste se facilita cuando hay una correcta estimulación (directa o indirecta), estamos sintonizadas en “modo erótico” (cerebro erotizado, sin dar a pie a otros temas), presentamos un egoísmo sano (digo lo que me gusta y cómo me gusta), y desarrollo una práctica masturbatoria que me permite y conocer la reacción de mi cuerpo ante distintos estímulos, ritmos y caricias.

Respecto a este último punto, explorar con diversos productos de entretención sexual, como lubricantes, vibradores y similares, puede darte un mayor autoconocimiento respecto a que incluir en tus prácticas sexuales, y conseguir el anhelado ORGASMO.

Adriana Kunstmann.

Psicóloga

Especialista en Sexualidad Humana y Terapia de Pareja.