INTELIGENCIA ERÓTICA: ENTRE EL AMOR Y EL DESEO

INTELIGENCIA ERÓTICA: ENTRE EL AMOR Y EL DESEO

Por Adriana Kunstmann, Psicóloga con especialización en sexualidad humana y Terapia de parejas.

Cuando nos enamoramos y consolidamos una relación de pareja, pretendemos creer que la pasión y el deseo siempre estarán ahí, a nuestra disposición.  El tiempo pasa, aumentamos la intimidad y la confianza en nuestra relación, pero paradójicamente, pese a sentirnos más unidos a esa persona especial, las relaciones sexuales se vuelven cada vez más esporádicas, o menos satisfactorias.

¿Cuál es la causa de que las relaciones sexuales empeoren en parejas que dicen quererse más que nunca? ¿Se puede desear lo que ya se tiene? … ¿Se puede querer y no desear? …  ¿Por qué el aumento de la intimidad no garantiza una buena sexualidad en la pareja?

Si preguntamos a las parejas el porqué del deterioro de su vida sexual, seguramente encontraremos las siguientes respuestas: estrés, poco tiempo, cansancio, mala comunicación, tendiendo a ver esta situación como algo inevitable.

Al parecer la mayoría que las personas están de acuerdo en que la pasión siempre se enfría con el tiempo.

Tratemos de desenmarañar esto… Anthony Robbins, un experto en motivación dice que la pasión en una relación es directamente proporcional a la cantidad de incertidumbre que se pueda tolerar.

Es decir, la emoción inicial que sentíamos al comenzar la relación, era también el resultado de cierta incertidumbre. El erotismo florece con lo impredecible. El deseo no aumenta con la rutina, y con patrones de acción repetidos constantemente, Más bien, este actuar tan predecible genera aburrimiento dentro de la pareja.

A veces el tratar de fusionarnos con nuestra pareja, para crear contextos de seguridad y estabilidad, va en desmedro del buen sexo, pues para mantener el ardor de la pasión hacia el otro debe existir un puente que cruzar. Sin un toque de incertidumbre no hay anhelo, ni ilusión ni estremecimiento.

El amor busca proximidad, pero el deseo requiere distancia.

¿Qué podemos hacer entonces para equilibrar el sentimiento de estabilidad, con la necesidad de pasión e incertidumbre?...

La inteligencia erótica nos dice que debemos propiciar nuevos escenarios con la pareja, por ejemplo, desarrollar fantasías, juegos de roles, toda aquella actividad mental que intensifique nuestro entusiasmo. Necesitamos de la AVENTURA y la SEGURIDAD.

El amor disfruta sabiendo todo sobre el otro, el deseo necesita algo de misterio.

¿Y tú cómo cultivas tu relación? ¿Cuáles son tus fantasías?... ¿Y las de él/ella?... ¿Cuál fue la última aventura que tuviste con tu pareja?...